Y ALGO MÁS

¿A ti también te cuesta distinguir entre izquierda y derecha?

Fuente: Pablo Garcia Saldaña/Unsplash

¿Alguna vez has tenido problemas para distinguir entre izquierda y derecha? Por ejemplo, estás en el examen práctico para sacarte el carnet de conducir y el examinador te pide que gires a la izquierda, en ese momento, haces una pausa y tienes que ayudarte de la mano en la que llevas el reloj para decidir hacia dónde giras. Si esto te ha ocurrido alguna vez, no estás solo.

Resulta que una proporción relativamente grande de la población tiene problemas para distinguir entre la izquierda y la derecha. Discriminar entre el lado izquierdo y el derecho requiere de un proceso neuropsicológico complejo en el que participan la capacidad para integrar información sensorial, sobre todo visual, la función del lenguaje y la memoria.

Para algunas personas este proceso es como una segunda naturaleza, les sale solo, sin necesidad de pensarlo, sin embargo, para otras personas puede suponer un reto considerable. Este reto aumenta cuando se trata de encontrar el lado izquierdo y el derecho de una segunda persona situada enfrente, pues también entra en juego la orientación visual-espacial y la rotación mental de imágenes.

La distracción no ayuda a distinguir entre izquierda y derecha

No pasa nada si giramos en la dirección equivocada cuando vamos en coche pero existen otras situaciones en las que confundir la izquierda y la derecha puede tener consecuencias más graves. Un ejemplo claro ocurre en medicina, cuando en una cirugía se lleva a cabo en el lado equivocado de un paciente, más de una vez se ha extirpado el riñón equivocado o se ha amputado la pierna que no era.

Fuente: Pixabay

Distinguir entre la izquierda y la derecha es más fácil cuando nos encontramos relajados o solos. Sin embargo, un hospital o cualquier lugar similar en el que el médico tiene que estar pendiente de muchas cosas y en el que suele estar sujeto a distracciones mientras trabaja, la situación se complica. En un estudio que se ha publicó en la revista “Medical Education” se exploró el impacto de las interrupciones en la capacidad de los estudiantes de medicina de discriminar correctamente entre la izquierda y la derecha.

¿Por qué el corazón está en la parte izquierda de nuestro cuerpo?

Los investigadores medían objetivamente la habilidad de los estudiantes para distinguir entre izquierda y derecha a la vez que los sometían al típico ruido ambiental de un barrio y los interrumpían con preguntas clínicas. Los resultados demostraron que el simple ruido del ambiente de un barrio es suficiente para que algunos de los estudiantes se desorientaran.  Y por supuesto, las interrupciones causaron un efecto aún mayor.

La investigación también reveló que los hombres suelen tener una mayor orientación visual-espacial que las mujeres ya que estas demostraron equivocarse más a la hora de distinguir entre la izquierda y la derecha.

Existen algunas técnicas para ayudarte a distinguir fácilmente entre la izquierda y la derecha, algunos se aprenden de memoria que la muñeca en la que llevan el reloj es la izquierda, otros saben que la mano que puede hacer una “L” con el pulgar y el índice es la izquierda, y seguro que algunos tienen algún que otro truco más. Lo que está claro es que minimizar las distracciones es un aspecto fundamental para ayudarnos a distinguir entre la izquierda y la derecha.

Comentarios
To Top