FÍSICA Y QUÍMICA

¿Cómo se hace el chicle?

Todos alguna vez hemos probado el chicle, algunas personas incluso lo conocerán como goma de mascar, pero es exactamente lo mismo. Es un trozo de plástico maleable al que se le adicionan sabores y aromas, los cuales se esparcirán por nuestra boca mientras lo masticamos. Suena delicioso, ¿no?

El chicle nació en 1848 de la mano de un hombre llamado John Curtis. Sin embargo, el chicle, tal y como lo conocemos hoy en día, se originó en 1860, cuando a John Colgan, un farmacéutico de Louisville, Kentucky, se le ocurrió mezclar azúcar en polvo con tolu, un aromatizante en polvo obtenido del extracto del árbol del bálsamo (Myroxylon pereirae), creando pequeños palitos de chicle con sabor que llamó “Taffy Tolu”.

La formula para hacer chicle es todo un arte y varía según la consistencia que se le quiera dar a la goma. Por lo tanto, la suavidad y la maleabilidad de la goma de mascar varían según su composición. Para esto, es necesario contar con una resina sintética hecha de caucho y plástico, y mucho sabor artificial.

¿De qué está hecho el chicle?

El componente base suele ser una mezcla de elastómeros sintéticos como el poliisobutileno, copolímeros de isobutileno-isopreno, copolímeros de estirenobutadieno y polivinil acetato, etc. Estas sustancias son conocidas por formar parte de la composición de los neumáticos de los automóviles.

¿A quién no le gusta el chicle? Fuente: Unsplash

¿Cómo se hace el chicle? Paso a paso:

Para que estos materiales se conviertan en chicle, se deben realizar una serie de pasos:

Derretido

Se derrite y purifica la base de la goma de mascar, la cual fue previamente extraída de la resina de algunos árboles. Este material suene venir ya preparado en pequeñas pastillas redondas.

Mezclado

Después de derretir la resina, se agrega a una máquina mezcladora, en la cual se añadirá el color, el aroma y el sabor deseado.

Enrollado y cortado

Una vez la pasta ha sido mezclada, se procede a aplanar la goma. Esto se hace repetidas veces hasta conseguir el grosor adecuado y posteriormente, se corta en la forma deseada. Luego se espolvorea con azúcar o edulcorante para garantizar que no se pegará.

Acondicionamiento

Tras ser cortado, el chicle se refrigera en un ambiente en el que se controla la luz, la temperatura y el flujo de aire para que la goma de mascar tenga la textura y consistencia adecuada.

Partido y secado

Una vez que el chicle ha adquirido la consistencia ideal, la goma de mascar es partida en piezas individuales, que se introducen en una máquina secadora, la cual logrará esa costra crujiente que envolverá el chicle.

Empaquetado

En esta fase, la última, el chicle se embala, si son chicles en pastillas se introducen en compartimientos plásticos llamados sticks. Luego de eso se desplazan a la máquina encargada de empaquetar y sellar.

Existen chicles de sabores inimaginables. Fuente: Unsplash

Ventajas y desventajas de comer chicle

Algunos estudios respaldan las ventajas de comer chicle, sin embargo, también existen otros que ponen de manifiesto los problemas que puede tener para la salud el consumo habitual de estas gomas de mascar. Seguro que como en todo, lo importante es no abusar.

Entre las ventajas de masticar chicle encontramos que reduce la acidez de la boca y del estómago debido a que estimula el flujo de saliva. Además, la salivación ayuda a combatir la placa dental. Por supuesto, los chicles nos ayudan a mantener un aliento fresco. Y se ha demostrado que ayudan a dejar de fumar, y no solo aquellos que contienen nicotina y que están indicados para dejar de fumar, si no cualquier chicle puede ayudar en el tratamiento a la adicción al tabaco gracias a que pueden distraer al cerebro mientras estamos masticando.

Pero efectivamente, no todo son ventajas. Los chicles pueden perjudicar la salud de nuestra boca debido a su alto contenido en azúcar, que favorece el crecimiento de las bacterias causantes de las caries. Debido a esto, se recomienda el consumo de chicles sin azucar y que contengan xilitol. También otros componentes de los xicles como la fenilalanina se ha demostrado que pueden causar trastornos gastrointestinales si se consumen en exceso.

Además, el esfuerzo por masticar durante demasiado tiempo, genera desgaste en la articulación temporomandibular. Y también se ha demostrado que algunos componentes de la goma de mascar, como algunos colorantes o armas pueden llegar a causar alergias.

Es muy fácil recurrir a tu tienda de confianza y comprar chicles, pero ahora que sabes todo el proceso que conlleva fabricar este sabroso dulce ¿no te parece aún más curioso? Es muy importante recordar también que los chicles están hechos de plástico, lo cual implica que no son biodegradables, así que recuerda que no debes tirarlo en el suelo cuando hayas acabado con él.

Comentarios
To Top

¿Todavía no formas parte de
nuestra comunidad?

Suscríbete a CienciaToday y recibe las mejores curiosidades científicas cada semana