ASTRONOMÍA

Consiguen captar los esquivos chorros azules desde la Estación Espacial Internacional

Chorro azul sale hacia arriba en una tormenta, imágenes recogidas desde la Estación Espacial Internacional. Fuente: ESA/NASA/IRISS/DTU

Los chorros azules llevaban años siendo objeto de debate, pues hasta ahora, su existencia era algo que no se había confirmado. Los chorros azules son huidizas descargas eléctricas que se producen en la atmósfera por encima de las tormentas eléctricas. Han recibido muchos nombres diferentes: espectros rojos, chorros azules, duendes e incluso elfos, sin embargo, hasta ahora era un fenómeno no confirmado.

El astronauta Andreas Mogensen, durante su misión en la Estación Espacial Internacional (EEI) en 2015, grabó por primera vez imágenes de este espectacular fenómeno. Ahora el Instituto Nacional del Espacio de Dinamarca ha publicado las imágenes que se captaron con una de las cámaras más sensibles del complejo orbital.

Con estas imágenes se ha podido confirmar la presencia de estos destellos azules de longitud kilométrica. De hecho, compartimos con vosotros más abajo uno de los vídeos que fue grabado por Andreas mientras sobrevolaba la Bahía de Bengala desde la EEI a 28.800 km por hora. En este pueden observarse claramente estos fenómenos eléctricos, algunos llegaron a alcanzar los 40 km.

Chorros azules captados desde la Estación Espacial Internacional

Los chorros azules ya habían sido detectados mediante satélites, sin embargo, el ángulo de visión nunca había sido el adecuado para recopilar datos de la escala de estos fenómenos. No obstante, la baja órbita de la EEI es perfecta para capturar este tipo de chorros.

Imágenes de la tormenta que sucedió en Bahía de Bengala captadas desde la Estación Espacial Internacional. Fuente: ESA/NASA/IRISS/DTU

El astronauta Mogensen dijo en un comunicado: “No todos los días podemos registrar en un vídeo un nuevo fenómeno meteorológico, así que estoy encantado de los resultados obtenidos. Sobre todo con la idea de que los investigadores pronto podrán estudiar estas misteriosas tormentas eléctricas con mayor detalle“.

Las descargas eléctricas y estos chorros azules son algunos de los ejemplos de la parte incomprendida de nuestra atmósfera. Sabemos que las tormentas eléctricas llegan a la estratosfera y que por lo tanto afectan a la forma en la que la atmósfera nos protege de la radiación exterior.

Tras estas observaciones se confirma que la EEI es una de las bases idóneas para el registro de este tipo de fenómenos. Además, se ha puesto en marcha un seguimiento continuo mediante el Monitor de Interacciones Atmósfera-Espacio. Se lanzará este año y se instalará fuera del laboratorio europeo Columbus. Servirá para vigilar de forma continua las tormentas eléctricas y recopilará información de gran valor acerca de estos eventos luminosos transitorios que constituyen los chorros azules.

Comentarios
To Top

¿Todavía no formas parte de
nuestra comunidad?

Suscríbete a CienciaToday y recibe las mejores curiosidades científicas cada semana