SALUD

La adicción al smartphone causa alteraciones químicas en el cerebro

Fuente: rawpixel.com/Unsplash

Probablemente admitirás que no puedes vivir sin tu teléfono móvil, sin embargo, los científicos aún no se ponen de acuerdo en establecer si realmente podemos etiquetar como ‘adicción’ el uso abusivo que realizamos a diario de nuestro smpartphone. Lo que está claro, pues así lo demuestra este último estudio, es que su uso puede provocar alteraciones químicas en el cerebro.

En esta investigación llevada a cabo por la Universidad de Corea de Seúl se ha demostrado que la dependencia excesiva hacia los teléfonos inteligentes está creando un desequilibrio en la química del cerebro de muchos adolescentes, tanto en hombres como en mujeres.

En el estudio llevado a cabo sobre 38 adolescentes, los investigadores determinaron que la mitad de ellos estaban enganchados al uso del smartphone. Entre los signos de adicción al teléfono móvil nos encontramos con: incapacidad de resistirse al impulso de utilizar un teléfono inteligente, irritabilidad cuando no tienen acceso a él, tiempos de uso excesivamente prolongados y uso frecuente de estos que dificulta otras tareas como el trabajo, las habilidades sociales e incluso la salud. La otra mitad estaba aparentemente sana.

¿Existe la adicción a los smartphones?

Aquellos sujetos que obtuvieron puntuaciones de adicción más altas también eran aquellos que eran más propensos a sufrir ansiedad, depresión e insomnio. Así que dichos participantes fueron sometidos a una terapia cognitiva-conductual durante 9 semanas para tratar de mejorar su comportamiento respecto a los smartphones.

Fuente: Jacob Ufkes/Unsplash

Los participantes fueron sometidos a una prueba conocida como espectroscopía de resonancia magnética antes y después de la terapia conductual. Esta prueba sirve para analizar la composición química de las diferentes partes del cerebro. En concreto, en el estudio se examinaron el ácido gamma-aminobutírico (GABA) y el glutamato-glutamina (Glx).

Las adicciones pueden detectarse en el cerebro después de la muerte

El GABA es un neurotransmisor que inhibe señales entre neuronas y el Glx hace todo lo contrario, desencadena la excitación eléctrica en las neuronas por lo que son antagonistas. Cuando los niveles de GABA están muy elevados, una persona puede sentir ansiedad, insomnio y agotamiento.

Los investigadores descubrieron que había mucho más GABA en comparación con el Glx en los cerebros de aquellos que eran más adictos a los teléfonos móviles y en especial en una zona del cerebro encargada de los impulsos, las emociones y la atención, denominada la corteza cingulada anterior. Esta relación volvía a valores normales tras la terapia conductual.

Aunque la correlación no es casualidad, este es un estudio centrado en una muestra de personas muy pequeña, por lo que serán necesarios más estudios para sacar mejores conclusiones. Tampoco está definido aún si podemos hablar de este comportamiento como una adicción real a los smartphones. Por el momento habrá que seguir esperando, aunque está claro que este nuevo estudio permitirá volver a abrir el debate sobre el uso y el abuso de los teléfonos inteligentes y su efecto sobre nuestra salud.

Comentarios
To Top

¿Todavía no formas parte de
nuestra comunidad?

Suscríbete a CienciaToday y recibe las mejores curiosidades científicas cada semana