Y ALGO MÁS

¿Qué es un sarcómero?

Vista al microscopio del tejido muscular estriado en el que pueden observarse las sucesiones de sarcómeros. Fuente: Wikimedia Commons

Si has llegado hasta aquí, te estarás preguntando qué es un sarcómero, o no, puede que sea la primera vez que oyes hablar de esta palabra un tanto técnica. El sarcómero está relacionado con los músculos. Así que vamos a ver qué es un sarcómero y por qué es tan importante para el funcionamiento de los músculos de nuestro cuerpo.

Veremos qué es un sarcómero pero antes primero conviene tener claros una serie de conceptos relacionados con las células musculares. Para empezar, la célula muscular se conoce como fibra muscular. Recibe este nombre por la morfología característica que tiene, es fusiforme y multinucleada, además, cuando se observa al microscopio, se ve que estas fibras musculares forman una serie de bandas oscuras intercaladas con unas bandas claras.

Las fibras musculares, además de todas las organelas normales de una célula, tienen una serie de estructuras que son las que permiten la contracción de esta, y en definitiva, de todos los grupos musculares de nuestro cuerpo. Las fibras musculares están repletas de miofibrillas, que no son más que diferentes tipos de filamentos de diferentes proteínas entrelazadas entre sí, por ejemplo, encontramos: filamentos de actina, de miosina, de nebulina, de titina, de miomesina, de distrofina, de troponina y de tropomiosina.

Sarcómero, unidad funcional del tejido muscular

La actina (filamentos finos) y la miosina (filamentos gruesos) son las responsables directas de la contracción de los músculos, de ahí que reciban el nombre de proteínas contráctiles, pero el resto de proteínas son igual de importantes para la fibra muscular. Los filamentos de tropomiosina se encargan de que la miosina no interaccione con otras proteínas celulares cuando no hay contracción muscular. La troponina por otro lado se encarga del mantenimiento de los filamentos de tropomiosina y también de su organización alrededor de la miosina.

Fuente: Wikimedia Commons

Por otro lado, la titina y la nebulina son dos proteínas estructurales que ayudan en el ensamblaje de todas estas estructuras que componen las fibras musculares. La titina es una de las más abundantes y es la que gracias a su elasticidad permite la rápida recuperación de la fibra muscular durante la relajación de los músculos. La nebulina no es elástica y lo que hace es aportar estabilidad y anclaje al resto de filamentos.

¿Cuántos huesos tiene el cuerpo humano? Te lo contamos

¿Y qué papel juega el sarcómero en todo esto? Bien, pues el sarcómero es la unidad funcional y anatómica del tejido muscular estriado. Lo que significa que en un sarcómero se encuentran todas las estructuras necesarias para la contracción de la fibra muscular, así que también suele definirse como la estructura proteica mínima que permite la contracción muscular.

Para que un músculo pueda contraerse, los filamentos de actina y de miosina deben deslizarse y entrelazarse entre sí, de tal forma que se produzca un acortamiento del sarcómero y en definitiva, para que se produzca una contracción de la fibra muscular.

La estructura del sarcómero queda bien definida por lo que se conoce como discos Z (te recomendamos que vayas mirando la imagen a la vez que vas leyendo esta explicación para no perderte ningún detalle de lo que te contamos). Así que denominamos sarcómero a la región de la miofibrilla que queda entre dos discos Z consecutivos. Los discos Z son zonas en las que encontramos filamentos de actina que unen los sarcómeros adyacentes, estas zonas también se denominan bandas I.

Las fibras musculares son sucesiones de sarcómeros

Entre cada disco Z encontramos una banda oscura, conocida como la banda A, en la que se localizan los filamentos de miosina (gruesos) y los filamentos de actina (finos). Pero las bandas A, a su vez se dividen en dos regiones: las bandas M, en las que los filamentos de miosina se unen con otros y las bandas H, en las que sólo hay miosina. Durante la actividad muscular las actinas se mueven sobre los filamentos de miosina haciendo desaparecer las bandas H y acortando las bandas I, de esta forma, los discos Z se aproximan unos a otros.

Así pues, en realidad un músculo, o mejor dicho, las fibras musculares, no son más que sucesiones de sarcómeros que permiten que los músculos se contraigan y puedan cumplir su función. Si quieres saber más sobre los tipos de músculos que tenemos en nuestro cuerpo puedes entrar aquí. Así que esperamos que ya sepas responder a la pregunta de qué es un sarcómero. Para cualquier duda nos encontrarás en los comentarios.

Comentarios
To Top

¿Todavía no formas parte de
nuestra comunidad?

Suscríbete a CienciaToday y recibe las mejores curiosidades científicas cada semana