SALUD

¿Qué es la epigenética?

Los cambios epigenéticos son heredables. Fuente: Pixabay

Resulta curioso ver cómo algunos gemelos idénticos (ambos tienen el mismo ADN) pueden ser tan diferentes. Además, muchas veces, esas diferencias aparecen en aquellos rasgos con un importante componente genético. Puede que uno de los gemelos tenga una cardiopatía a los 55 años y sin embargo, el otro siga corriendo maratones en un estado perfecto de salud. La epigenética podría explicarlo.

Nuestras cualidades innatas frente a las adquiridas tienen mucho que ver en esas diferencias pero la epigenética también tiene mucho que explicar al respecto. La epigenética podría describirse como el estudio de la interacción entre el ADN y las moléculas que se encuentran a su alrededor, pero que en realidad no forman parte de él. Estas moléculas actúan activando y desactivando algunos de los genes del ADN.

Para intentar explicarlo de forma sencilla, imaginemos un libro de recetas: las moléculas de las que os hablamos podrían ser los tiempos de cocción, que determinan cuándo y qué se cuece. Por si mismas no hacen elecciones, sino que su presencia y concentración dentro de las células marcan la diferencia.

Entonces, ¿en qué consiste realmente la epigenética?

Primero vamos a ver cómo funcionan los genes y luego intentaremos comprender cómo influye sobre estos la epigenética. Nuestros genes forman parte de nuestro ADN, y estos determinan en gran parte cómo somos y cómo funcionamos. Pero para que los genes puedan ejercer su efecto, necesitan ser convertidos en otro tipo de moléculas, y para ello se necesita poner en marcha toda una maquinaria celular que termina convirtiendo la información contenida en los genes en proteínas, porque finalmente son estas las que determinan las características y la función de una célula.

Las marcas epigenéticas dependen del ambiente que nos rodea. Fuente: Pixabay

Pero como hemos dicho, nuestros genes están rodeados de otro tipo de moléculas que ayudan en la formación de la estructura del ADN pero que realmente no forman parte de él. Estas moléculas pueden actuar potenciando o bloqueando el acceso de la maquinaria celular que os hemos explicado que convierte la información contenida en los genes en proteínas.

¿Pueden los Alimentos que Comemos Afectar a Nuestros Genes?

Estas moléculas pueden hacer que el ADN se enrolle más firmemente haciéndolo inaccesible, el gen sigue allí, pero al no transformarse en ninguna proteína no puede ejercer su función por lo que se dice que no se expresa. Pero estas moléculas también pueden hacer todo lo contrario, pueden hacer más accesible el gen a los mecanismos celulares de transcripción.

Todos estos patrones que crean las moléculas que rodean e interfieren con nuestro ADN reciben el nombre de epigenoma. Estas moléculas sobreviven a la división celular y eso significa que pueden incidir en nuestro ADN durante toda nuestra vida. Eso a veces, significa algo bueno. Los cambios epigenéticos son parte del desarrollo normal.

La dieta y las sustancias químicas con las que entramos en contacto pueden causar modificaciones epigenéticas

Cuando las células de un embrión comienzan a dividirse, algunos genes se activan y otros se desactivan y eso es necesario para que algunas células se conviertan en células del corazón, otras en células del hígado y así con todas las células que componen nuestro cuerpo.

Tenemos alrededor de 200 tipos de células diferentes en el cuerpo, pero si lo piensas, todas tienen el mismo ADN. Lo único que cambia es el epigenoma. El epigenoma puede cambiar en función del medio que nos rodea. Es decir, puede variar en función de la dieta, las sustancias químicas o los fármacos que tomemos.

Los gemelos idénticos comparten ADN pero no epigenoma. Fuente: Pixabay

Con el tiempo, estos cambios epigenéticos pueden resultar en enfermedades. Por ejemplo, existen en el cuerpo varias proteínas que son supresoras de tumores. Si tal y cómo hemos visto, el gen que contiene la información para esa proteína supresora de tumores no se puede expresar debido a una modificación epigenética, esas proteínas no estarán en nuestro cuerpo y no podrán ejercer su función. Así que si aparece un tumor no habrá nada que se encargue de eliminarlo.

Los cambios epigenéticos inducidos por el ambiente son en gran parte, la razón por la cual los gemelos genéticamente idénticos pueden llegar a crecer y tener vidas muy diferentes. Al ir creciendo y desarrollándose, los epigenomas de los gemelos divergen y entonces cambia la forma en la que envejecen o sufren enfermedades. Os dejamos con un vídeo de una explicación muy gráfica sobre el tema de la epigenética (recordad que podéis activar la traducción automática de subtítulos si lo queréis en español).

La epigenética determina la forma en la que envejecemos

Durante mucho tiempo se creyó, que estas modificaciones epigenéticas no se transmitían a la descendencia porque la mayor parte se pierde durante la formación de los óvulos y de los espermatozoides. Sin embargo, ahora ya se ha demostrado que algunas de estas marcas sobreviven y pasan a las siguientes generaciones. Por lo que que el ambiente en el que han vivido nuestros padres, determina en gran parte nuestro propio epigenoma.

La ciencia está comenzando a comprender cómo funciona la epigenética y cómo esta influye en mecanismos del desarrollo humano y en el envejecimiento. Por lo que explica muchas cosas sobre el origen del cáncer, las enfermedades mentales, las adicciones y otras muchas enfermedades.

Además, con las nuevas técnicas de edición del ADN se hace mucho más fácil identificar qué cambios epigenéticos son importantes para la salud y las enfermedades. Cuanto más entendamos cómo nos influye nuestro epigenoma, más podremos ser capaces de influir en él. Entonces, ¿ya sabes lo que es la epigenética? Si tienes alguna duda nos encontrarás en los comentarios.

Comentarios
To Top