Y ALGO MÁS

¿Por qué sentimos mariposas en el estómago?

¿Tú también sientes mariposas en el estómago? Fuente:Fuente: Unsplash

Seguro que alguna vez has estado nervioso por algo que está a punto de sucederte. Entonces seguro que has sentido la sensación de tener mariposas en el estómago, esa mezcla de náuseas y una sensación extraña como de ‘aleteo’ en las profundidades de tu estómago o intestino.

Tal vez en ese momento estabas a punto de dar un discurso ante un gran público, o estabas en la sala de espera esperando para un gran entrevista, o puede que estuvieras a punto de encontrarte con un potencial novio. Realmente, en lugar de mariposas reales revoloteando por el interior de tu intestino, lo que te ocurre se debe a la acción de tu sistema nervioso.

Nuestro cuerpo es capaz de cuidarse a si mismo sin demasiado pensamiento voluntario. El cuerpo humano es absolutamente capaz de regular la frecuencia cardíaca, el flujo sanguíneo y la distribución de nutrientes alrededor del cuerpo sin tener que intervenir conscientemente de ninguna manera, y todos estos procesos son dirigidos por el sistema nervioso autónomo (SNA).

El sistema nervioso autónomo funciona más allá de nuestra consciencia

El SNA puede dividirse en dos ramas mas o menos iguales, el simpático y el parasimpático. O como lo suelen memorizar muchos estudiantes de primer curso, el sistema de ‘lucha o huida’ y el de ‘descansar y digerir’. Ambas ramas del SNA están constantemente activas y actúan en oposición entre sí.

Fuente: Unsplash

El SNA simpático (el de la lucha o huida) es el encargado del aumento de la frecuencia cardíaca, mientras que el sistema parasimpático (el de descansar y digerir) la disminuye. Por lo tanto, la velocidad a la que el corazón late es en realidad un equilibrio de actividad entre las dos ramas del SNA.

¿Por qué la gente tiene pecas?

El dominio de la rama parasimpática es la que nos da sensación de pesadez y de sueño después de un almuerzo gigante. Una gran cantidad de sangre va desde el corazón hacia el estómago por lo que el sistema nervioso autónomo nos anima a descansar para permitir que la digestión tenga lugar.

‘Pelea o vuela’

Entonces, ¿qué tiene esto que ver con las mariposas? Una de las principales funciones del SNA es la de prepararnos para lo que él cree que está a punto de suceder. Esto nos da una ventaja evolutiva, ya que si vemos a un tigre a punto de saltar hacia nosotros, tenemos ese instinto de no querer convertirnos en su comida y echar a correr. En ese momento, es nuestro sistema nervioso autónomo el que permite que nuestros músculos se llenen rápidamente de sangre para poder correr más rápido.

Fuente: Unsplash

Por lo tanto, esa carrera es posible gracias al sistema simpático de “lucha o huida” y se convierte en dominante sobre la actividad parasimpática. Esto también provoca una liberación de adrenalina, de tal forma que aumenta el ritmo cardíaco (para bombear más sangre y más rápido), se liberan enormes cantidades de glucosa en el hígado, y se desvía la sangre desde el intestino. La sangre se redirige hacia los músculos de los brazos y de las piernas lo que nos hace estar listos por si tenemos que defendernos o huir más rápido.

Sin embargo, esta escasez aguda de sangre en el intestino tiene algunos efectos secundarios, como una digestión lenta. Los músculos que rodean al estómago y al intestino ralentizan su mezcla de su contenido parcialmente digeridos. Los vasos sanguíneos específicos de esta región se contraen, reduciendo el flujo sanguíneo a través del intestino.

Las mariposas en el estómago se deben a una falta de sangre en el sistema digestivo

Mientras que en la mayoría de los casos la adrenalina que se dirige hacia la pared del intestino para ralentizar la digestión, relaja un músculo intestinal específica llamada ‘esfínter anal externo’, y es la responsable de que algunas personas sientan una necesidad apremiante de ir al baño cuando están nerviosas. La reducción del flujo sanguíneo a través del intestino, a su vez, produce esa sensación extraña y característica de “mariposas” en la boca del estómago. Se detecta esa falta de sangre y oxígeno, por lo que es la forma que tienen los nervios sensoriales del estómago de hacer notar su estado de insatisfacción con esa situación.

Entonces, ¿por qué lo llamamos mariposas? Sin duda, se siente como si tuviéramos cientos de mariposas aleteando en nuestro estómago y además, suponemos que hablar de ‘jaguares en el yeyuno’ no suena tan plausible. Puedes encontrar más artículos como este en nuestra sección de curiosidades.

El artículo “¿Por qué sentimos mariposas en el estómago?” ha sido traducido por Ciencia Today, el autor original es Bradley Elliott, University of Westminster. Artículo publicado originalmente en “The Conversation“. Puedes leer el artículo original en inglés aquí.

 

Comentarios
To Top

¿Todavía no formas parte de
nuestra comunidad?

Suscríbete a CienciaToday y recibe las mejores curiosidades científicas cada semana