MEDIO AMBIENTE

Plantas Artificiales Producen Combustibles a Partir de Luz Solar y CO2

Investigadores de la Universidad de California han desarrollado una planta artificial que es capaz de producir combustibles como el gas natural o la gasolina a partir de la luz del sol y dióxido de carbono, el famoso CO2. Según afirman fuentes del equipo es un gran paso para el uso de combustibles fabricados de forma renovable ya que pueden servir para infinidad de aplicaciones, desde calentar nuestros hogares hasta ser el nuevo combustible de nuestros coches y todo ello sin emisión de gases de efecto invernadero.

La noticia ha sido publicada en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos y el proyecto ha sido dirigido por Peidong Yang, junto con todo su equipo del Instituto Kavli de Nanociencias de la Universidad de California. El sistema se basa en el proceso natural de fotosíntesis, mediante el cual las plantas son capaces de transformar el agua y el CO2 en glucosa, que es un combustible orgánico y que sirve de alimento para las plantas y también para el resto de animales. Si se modifica el proceso, y se lleva a cabo una fotosíntesis sintética, podría ser posible crear toda una serie de productos diferentes.

Las bacterias actúan como catalizadores del proceso

El equipo ha demostrado que mediante su sistema son capaces de transformar CO2 en metano, que es uno de los componentes fundamentales del gas natural. Para ello se han utilizado una combinación de nanocables semiconductores y bacterias. Mediante el uso de ciertos catalizadores inorgánicos el agua se convierte en hidrógeno y éste luego es utilizado por las células de la planta para convertir CO2 en diferentes productos químicos, en este caso, metano.

plantas-artificiales-combustibles-luz-solar-co2-2

Yang y su equipo ya demostraron a principios de este año la capacidad del sistema de producir butanol, un componente de la gasolina. Lo que tienen en mente es crear el mismo sistema sin la necesidad de usar bacterias, de tal forma que sea un sistema completamente sintético y de esa forma más robusto y eficiente, pero basado en diseños de la naturaleza y fundamentalmente que sea capaz de replicar el proceso de la fotosíntesis. Lo que se busca es aprender las pautas de la naturaleza, comprender sus reglas sobre el funcionamiento de los catalizadores que convierten agua y dióxido de carbono en glucosa a temperatura ambiente para posteriormente, usar esta valiosa información para conseguir una ingeniería mejor.

Se busca su estabilidad para convertirlos en las nuevas fuentes de abastecimiento energético

El fin último es la producción de combustibles que puedan ser almacenados durante meses o incluso años y permitan ser distruibuidos mediante las infraestructuras energéticas existentes, en definitiva, que sean capaces de abastecernos.

La quema de combustibles fósiles está aportando dióxido de carbono a la atmosfera de una forma mucho más rápida que lo que la fotosíntesis natural es capaz de procesar. Por lo que un sistema que permite transformar cada molécula de CO2 que se genera en combustible de nuevo, abre una enorme puerta a un sistema eficiente e infinitamente renovable.

Imitar a la naturaleza para fabricar fuentes energéticas renovables

Hoy en día, la naturaleza nos sigue ganando el pulso, pero eso es todavía más emocionante, porque ella nos demuestra que es posible. Está claro que el proceso necesita ser pulido pero quizás en un futuro será la fuente energética que nos permitirá conducir nuestro coche.

Comentarios
To Top

¿Todavía no formas parte de
nuestra comunidad?

Suscríbete a CienciaToday y recibe las mejores curiosidades científicas cada semana