SALUD

La falta de sueño crónica puede aumentar el riesgo de sufrir demencia a largo plazo

Fuente: Unsplash

Todos conocemos los efectos a corto plazo de la falta de sueño. Quien más, quien menos, ha tenido la oportunidad de experimentar insomnio agudo. Sin embargo, un nuevo estudio habla sobre la posibilidad de que la falta de sueño crónica puede aumentar el riesgo de demencia a largo plazo.

Las celulas gliales, que son las células encargadas del mantenimiento y de la limpieza del cerebro, tienen la misión de dar soporte a las células neuronales o neuronas. Se encargan de eliminar cualquier resto celular que pueda haber en el cerebro y se ha visto que estas aumentan su actividad en ratones que han sido privados de sueño de forma crónica.

Hay varios tipos de células gliales formando una especie de red de sostén para el sistema nervioso central, cada una con una función más o menos específica, y por supuesto, compleja. Por una parte están los astrocitos, que actúan como un filtro entre la sangre y el líquido cefaloraquídeo (el líquido que baña y proporciona nutrientes al cerebro) controlando las sustancias que atraviesan la barrera hematoencefálica. Pero además, los astrocitos células también regulan las sinapsis neuronales.

La falta de sueño crónica provoca una hiperactividad de la microglía

Por otra parte está la microglía, las células que actúan como sistema inmune del cerebro, fagocitando restos celulares, patógenos e incluso células tumorales. Que las células gliales funcionen a pleno rendimiento puede ser algo beneficioso para el cerebro a corto plazo, no obstante, cuando están sobreactivadas durante mucho tiempo pueden cometer errores y eliminar cosas que no deberían.

Astrocitos y otras células gliales. Fuente: Jason Snyder

La investigadora principal del estudio, Michele Bellesi, de la Universidad Politécnica de Marche, en Italia, ha llegado a esta conclusión después de numerosos estudios que ha realizado sobre la falta de sueño en ratones.

¿Puede la música ayudarte con el insomnio?

En una de las investigaciones vieron que la actividad de los astrocitos de ratones que habían podido dormir todo el tiempo que habían querido era del 6%. Los astrocitos de los ratones que habían habían permanecido durante 8 horas sin dormir, tenían una actividad del 8% y los astrocitos de aquellos ratones que tenían una falta de sueño crónica presentaron una actividad del 13,5%.

Según los investigadores, esta sobreactivación de los astrocitos no tiene por qué ser algo malo. La remodelación ocurrió en las sinapsis más maduras y que se utilizan con mayor frecuencia, por lo que podría ser normal que necesitaran un mayor mantenimiento. Sin embargo, los investigadores encontraron que la microglía también se sobreactiva en los ratones que tienen privación crónica del sueño.

La hiperactividad de la microglía se ha relacionado con trastornos neurológicos

En este caso, la situación se complica ya que una hiperactividad de las células de microglía sí que se ha relacionado anteriormente con diferentes trastornos cerebrales como el Alzheimer u otras enfermedades neurodegenerativas. Otro estudio previo, también había demostrado que la privación de sueño crónica produce una mayor expresión de un gen que regula la actividad de todas las células gliales.

Por lo que este hallazgo podría explicar por qué la falta de sueño crónica podría aumentar el riesgo de padecer demencia a largo plazo. Tampoco se sabe si el hecho de dormir más podría suponer ciertos efectos de protección para el cerebro. De momento, los investigadores se plantean averiguar cuánto tiempo tardan en aparecer estos efectos derivados de la privación de sueño crónica.

Comentarios
To Top

¿Todavía no formas parte de
nuestra comunidad?

Suscríbete a CienciaToday y recibe las mejores curiosidades científicas cada semana