ASTRONOMÍA

Descubren pruebas de la existencia de un lago estratificado en Marte

Fuente: Kevin Gill/Flickr

No sabemos si Marte ha llegado a sustentar vida en algún momento, sin embargo, la búsqueda de signos de vida sea en el rincón que sea del sistema solar, empieza con la reconstrucción de los entornos primitivos para determinar si fueron capaces de albergar la vida.

Según los datos del rover Curiosity de la NASA, que aterrizó en Marte en el año 2012 y cuya misión es averiguar si han existido condiciones ambientales favorables para la vida microbiana, ha revelado que el cráter Gale fue una vez un lago estratificado, con capas de diferentes composiciones químicas.

Los resultados han sido publicados en la revista científica “Science”, y muestran las pruebas que apuntan a que Marte sufrió un cambio climático y cómo antes era un planeta habitable.

Es posible que otros lugares de Marte también fueran habitables

Según cuenta a SINC Alberto González, coautor de la investigación y científico del Centro de Astrobiología: “De momento, lo único que podemos afirmar con certeza es que la ‘ventana de habitabilidad’ para organismos mesófilos (viven en condiciones medias o bien moderadas, en contraste a los extremófilos) existió hace entre 3. 800s y 3.100 millones de años en Gale”.

Fuente: NASA

El cráter Gale se formó hace unos 3.800 millones de años y, por lo tanto, no disponemos de datos en ese entorno de épocas precedentes, pero es realmente posible que otros lugares en Marte fuesen habitables para esta clase de microorganismos desde antes de esos 3.800 millones de años, tal como lo fue la Tierra en ese periodo”.

El otro rover de la NASA, Opportunity, que también se encuentra en Marte actualmente. Ha confirmado que la zona de Meridiani también reunió las condiciones idóneas para la existencia de organismos mesófilos hace 4.000 millones de años.

Hay agua en Marte: todo lo que necesitas saber

Marte tuvo ambientes habitables para organismos acidófilos en Meridiani contemporáneos a los mesófilos de Gale, y probablemente también tuvo ecosistemas con organismos halófilos (de entornos salinos) y psicrófilos (amoldados a bajas temperaturas) más tarde. Es preciso enmarcar bien los estudios de Curiosity en el campo espacial y temporal que conserva la geología del cráter Gale, y no extrapolar demasiado al resto de Marte”, añadió González.

A medida que el rover continúe ascendiendo por el cráter cara las capas más altas y jóvenes del monte central, Aeolis Mons, se podrá examinar de qué manera evolucionó el ambiente del lago.

La estratificación química es un fenómeno común en muchos lagos de la Tierra

Los sedimentos que están cerca del borde exterior (los primeros materiales que examinó Curiosity) y de la montaña central del cráter (analizados recientemente), presentan morfología fluvial y deltaica, como resultado de la sedimentación en la zona de la costa y menos profunda del viejo lago, hasta los 4 metros de profundidad.

Las rocas depositadas en estas zonas presentan una estratificación más gruesa, y son ricas en arcillas, hematita y otros óxidos de hierro, productos propios de la sedimentación en ambientes oxidantes. Al contrario, los sedimentos ubicados en la parte media del cráter se formaron por la deposición de materiales en la zona más profunda del lago.

Fuente: NASA

En esta zona se han identificado láminas considerablemente más finas, con rebosante magnetita y silicio, y carentes de óxidos de hierro y arcillas, peculiaridades de deposición en entornos anóxicos (sin oxígeno). Por tanto, la prueba recogida por Curiosity confirma la existencia de un lago estratificado, con una discontinuidad química entre las aguas superficiales, más ricas en oxidantes, y las más profundas, pobres en ellos.

Te contamos cómo perdió Marte su atmósfera

La estratificación química es un fenómeno común en muchos lagos de la Tierra, y en nuestro planeta se conocen casos de lagos cuya estratificación cambia estacionalmente, como respuesta a los diferentes materiales que aportan los ríos en diferentes temporadas del año. Este género de ecosistemas ofrece una gran diversidad de ambientes convenientes para el desarrollo de microorganismos, esencialmente para aquellos que son capaces de conseguir energía en la interfase entre los dos ambientes geoquímicos”, comenta González.

Los investigadores aseguran que cuando el lago estaba presente en Gale, las condiciones climáticas cambiaron de frío y seco a caliente y húmedo. Estas fluctuaciones climáticas son las que convirtieron Marte en el planeta rojo y árido que conocemos actualmente.

Comentarios
To Top

¿Todavía no formas parte de
nuestra comunidad?

Suscríbete a CienciaToday y recibe las mejores curiosidades científicas cada semana