TECNOLOGÍA

El Coche del Futuro Podría No Parecerse en Nada al Coche Actual

El coche del futuro, bautizado como Next V3.0, seguramente no será volador como tantas películas de ciencia-ficción han intentado hacernos creer, sin embargo, todo parece indicar que el coche del futuro tendrá nada o poco que ver con el coche que conocemos en la actualidad: un vehículo eléctrico modular como una habitación cuadrada sobre ruedas con piloto automático y controlado por una aplicación (app) desde nuestros smartphones. ¿Qué os parece?

Eso es precisamente lo que propone Tommaso Gecchelin, el creador de este concepto de vehículo del futuro que según el mismo podría empezar a verse por las calles en tan sólo 5 años. El funcionamiento sería sumamente sencillo y tan sólo nos tendríamos que preocupar de tener suficiente batería en nuestro smartphone (que eso es una de las pocas cosas que solemos prestar especial atención a diario). A través de una app podríamos controlar el coches del futuro

Podremos controlar el vehículo a través de nuestro smartphone

Al igual que el servicio Uber, una empresa internacional que proporciona a sus clientes una red de transporte a través de una app móvil que conecta los pasajeros con los conductores de vehículos, deberemos de coger el smartphone, abrir la app, confirmar nuestra posición actual y elegir nuestro destino. Será entonces cuando un módulo inteligente vendrá a por nosotros. Entramos y nos sentamos (o permanecemos de pie, como si de un bus se tratara) mientras el coche del futuro empieza el trayecto.

coche-futuro-no-parecer-coche-2

Coches del futuro circulando por la ciudad. Fuente: Tommaso Gecchelini/Youtube

Durante el viaje, nuestro vehículo podría enlazarse con otros módulos, capaces de conectarse en movimiento para crear un módulo más grande y espacioso, con puertas automáticas que delimitarían cada módulo. Al ser vehículos eléctricos, esta función podría ser de gran utilidad para cambiar a los pasajeros de un módulo con batería baja a otro con la batería cargada, aunque todo hace pensar que dentro de unos años podamos contar con la batería definitiva, una batería mucho más resistente, segura y duradera que la que conocemos actualmente.

Incluso, tal y como podemos ver en el vídeo, los módulos del futuro podrían llegar a contar con cafeterías, bares y restaurantes que se acoplarían a nuestro módulo para ofrecernos el servicio de una forma más cómoda y todo controlado desde la app, por supuesto. ¿Qué ocurre si tenemos que ir al baño en medio del trayecto? Cogemos la app, hacemos una petición del servicio y en breve se acoplará un módulo a nuestro coche inteligente y podremos hacer uso del baño con total comodidad y privacidad.

¿A quién va dirigida esta tecnología? ¿Cuánto costará utilizarla?

Todo esto, sin duda alguna, suena genial, coches del futuro que se conducen solos, que son sumamente inteligentes, seguros, cómodos y que cuentan con servicios para hacernos la vida más fácil, pero ¿realmente podrá hacerse popular? Existen muchas cuestiones sin respuesta todavía: ¿Va a funcionar correctamente con los demás vehículos que circulen en carretera? ¿la gente estará dispuesta a pagar los servicios adicionales? ¿cuánto costará cada trayecto?

https://youtu.be/Wk12TmZ3GiQ

Parece claro que cuando se lance al mercado este nuevo coche del futuro, tan sólo podrán utilizarlo aquellos ciudadanos con una economía rica y selectiva. Sin embargo, se trata de una gran idea que poco a poco se podría ir integrando en la sociedad actual y progresivamente su precio podría ir disminuyendo hasta poder llegar a un público más amplio. De esta forma, además de asegurarnos unas carreteras mucho más seguras, podríamos ayudar a acabar con la contaminación del planeta a gran escala y poner fin de una vez por todas a los desastres provocados por las consecuencias del cambio climático.

Comentarios
To Top