SALUD

Cinco alimentos que solían ser perjudiciales… y que ahora no lo son

Fuente: United Soybean Board/Flickr

Autor original: Scott Harding, King’s College London. Las recomendaciones nutricionales cambian constantemente según van surgiendo nuevas investigaciones. Por lo que puede ser difícil mantenerse al día sobre qué alimentos son saludables y cuáles no lo son. Aquí te dejamos cinco alimentos que han pasado por el ciclo de ser malos según la ciencia nutricional, pero que ahora, en base a la vieja y a la nueva ciencia, al parecer vuelven a ser buenos.

Huevos

Durante mucho tiempo se pensó que los huevos eran malos para el corazón. Un huevo de tamaño grande contiene 185 mg de colesterol HDL. El colesterol de la dieta se cree que contribuye a los niveles de colesterol en sangre. Sin embargo, durante los últimos 20 años, la nutrición y la investigación médica ha demostrado repetidamente que el consumo de niveles normales de colesterol a través de la dieta tiene muy poca influencia sobre los niveles de colesterol en la sangre de una persona.

Aunque ha costado cierto tiempo, los expertos en nutrición ya están corrigiendo el expediente del huevo y de aquellos alimentos que contienen colesterol (como el hígado de pollo y los mariscos) y los han sacado de la lista de nutrientes que preocupan segun las directrices dietéticas. Los huevos son una excelente fuente de proteínas, grasas saludables, y varias vitaminas y minerales.

Grasas para untar

La historia de las grasas para untar, como la margarina y la mantequilla, es probablemente una de las historias más confusas de la alimentación. El origen de la margarina, que está hecha de grasa vegetal, se remonta al año 1800. Desde ese momento, la margarina ha reemplazado a la mantequilla como la grasa de elección en la mayoría de los países desarrollados. Este sustituto se vio impulsado por el menor precio de este en comparación con la mantequilla, así como por ciertas recomendaciones de profesionales de la salud a comer menos grasas saturadas con el fin de prevenir la enfermedad cardíaca coronaria.

Fuente: Taryn/Flickr

Fuente: Taryn/Flickr

Si bien este sustituto alejado de las grasas saturadas empezó a mostrar una disminución de la incidencia de enfermedad coronaria en la población, los investigadores también identificaron una relación independiente entre las grasas trans (una grasa que se produce cuando las grasas vegetales se hidrogenan parcialmente en el proceso de fabricación de la margarina) y las enfermedades del corazón. A partir de este enlace entre las grasas trans y las enfermedades del corazón que fue confirmado por varios estudios realizados por organismos reguladores de todo el mundo, se ha tratado de eliminar las grasas trans de la dieta.

La industria alimentaria respondió rápido y empezó a producir margarina sin grasas trans. Sin embargo, todavía existe confusión entre los consumidores en cuanto a si las grasas de untar vegetales son buenas para la salud. La respuesta corta es sí, siempre que en la lista de los ingredientes no aparezca “aceite vegetal parcialmente hidrogenado”.

¿Qué Alimentos con Moho no Puedo Consumir?

Las grasas para untar a base de aceite vegetal actuales son una forma de reemplazar a las grasas saturadas de la dieta, mientras aumenta las grasas poliinsaturadas, un cambio en la dieta que ha demostrado reducir las enfermedades del corazón en grandes estudios de cohortes.

Patatas

La patata es uno de los pocos vegetales considerados como insalubres. Debido a que son un alimento con un alto índice glucémico tienden a ser agrupados con alimentos elaborados a partir de hidratos de carbono refinados, los cuales hay que evitar. Sin embargo, las patataas son una fuente rica de hidratos de carbono, vitamina C, vitaminas del complejo B y minerales.

La forma de preparar las patatas también cambia los aspectos de esos almidones que tienen una mala reputación. Cocinar y enfriar las patatas aumenta la cantidad de almidón resistente en las patatas. Este almidón resistente actúa entonces como la fibra dietética que “resiste” a la digestión en el intestino, lo que podría tener un impacto positivo en sus bacterias intestinales.

Productos lácteos

Los productos lácteos, entre los cuales se incluye a la leche, la mantequilla, el yougur y el queso, fueron una vez considerados un alimentos básico en la dieta de muchas personas, pero los patrones de consumo han cambiado, en parte debido a los mensajes de salud difíciles de interpretar.

Entre los aspectos positivos de los lácteos se incluyen el alto contenido en proteína y calcio. El contenido de grasa y el tipo de grasa son importantes al elegir productos lácteos ya que algunos contienen elevadas cantidades de grasa por porción y esa grasa tiende a tener una elevada proporción de grasas saturadas.

Fuente: fdecomite/Flickr

Fuente: fdecomite/Flickr

A pesar de que es mejor evitar una dieta alta en grasas saturadas (factor de riesgo para las enfermedades del corazón), el consumo regular de productos lácteos no tiene por qué ser una preocupación si el consumo total de calorías y grasa es saludable. Debido a que existen numerosos estudios que apuntan hacia los aspectos saludables y no saludables de los productos lácteos, es difícil recomendar la ingesta de productos lácteos para mejorar la salud. La “UK Well Plate” una plataforma de Reino Unido para fomentar la dieta saludable, recomienda los productos lácteos siempre y cuando sean bajos en grasa.

Nueces crudas y mantequillas de frutos secos

Las nueces también han tenido una mala reputación por su alto contenido en grasa y sus elevadas calorías, lo que ha llevado a algunos a sugerir que se deben evitar por todos aquellos que desean bajar de peso. Sin embargo, existen pruebas recientes que sugieren que los frutos secos crudos son la clave para una dieta saludable y para mantener un peso corporal saludable. Un estudio reciente, publicado en el “British Journal of Nutrition“, mostró que el consumo de frutos secos crudos reduce la muerte por todas las causas, enfermedades cardiovasculares, enfermedades coronarias y muerte súbita cardíaca.

Aunque los estudios aún están en curso para determinar qué componentes de los frutos secos son la promoción de estos resultados positivos para la salud,  ya sabemos sus beneficios nutricionales. Los frutos secos crudos contienen proteínas, grasas saludables (bajos en grasas saturadas y altos en monoinsaturadas y poliinsaturadas), fibra dietética y micronutrientes.

Fuente: Eneko Muiño/Flickr

Fuente: Eneko Muiño/Flickr

Las mantequillas de frutos secos, como la mantequilla de cacahuete, también pueden ser parte de una dieta saludable. La grasa en la mantequilla de cacahuete tiene un perfil saludable y también es una excelente fuente de proteínas, fibra, vitamina B6 y magnesio. Algunas pruebas recientes han demostrado una mayor pérdida de peso en personas que sustituyen las proteínas menos saludables, como las de las carnes procesadas, por la mantequilla de cacahuete.

El consumo de nueces y de mantequilla de cacahuete pueden ser parte de una dieta saludable, pero hay que ser conscientes de las calorías.

Alimentos Sin Gluten: Más Caros y No Más Saludables

Recuerda, cuando se trata de alimentos y salud: todos los alimentos encajan en una dieta saludable. No caigas en la trampa de creer que existen “súperalimentos” o “malos alimentos”. El consumo entusiasta de un “súperalimento” en particular puede ser mucho peor que el consumo ligero de los llamados “alimentos villanos”.The Conversation

El artículo ‘5 alimentos que solían ser perjudiciales… y que ahora no lo son‘ ha sido traducido por Ciencia Today, el autor original es Scott Harding, King’s College London. Este artículo ha sido publicado originalmente en “The Conversation“. Aquí puedes leer el artículo original en inglés.

 

Comentarios
To Top