ANIMALES

Estas serpientes macho mueren antes por su obsesión sexual

Culebras Rayadas. Fuente: Wilson44691/Wikipedia

Cuando empieza la época de reproducción de las culebras rayadas, también conocidas como serpientes jarreteras (Thamnophis sirtalis) de Norteamérica, los machos pueden pasar semanas sin comer para conseguir su misión reproductiva.

Las culebras rayadas pueden pasar ocho meses hibernando en las madrigueras subterráneas que ellas mismas crean. Pero tras ese largo periodo de inactividad, las serpientes salen en primavera dispuestas a reproducirse de forma incansable durante dos o cuatro semanas.

Pero curiosamente, las hembras tan sólo dedican unos 3 o 4 días a reproducirse. Sin embargo, los machos pueden estar semanas centrados en procrear, de tal forma que no comen durante todo ese tiempo porque la competencia es brutal. Se forman auténticas orgías de serpientes en las que centenares de machos buscan desesperadamente una hembra con la que aparearse.

Los machos de estas serpientes ponen en peligro su salud para aparearse

El resultado de dedicar tantas semanas única y exclusivamente a reproducirse es que los machos envejecen mucho más rápido y mueren mucho antes que las hembras. Eso concluye un estudio publicado en la revista “Proceedings of the Royal Society B“.

Los científicos estudiaron una población de culebras rayadas de Manitoba en Canadá. Fuente: Christopher R. Friesen/SINC

En el estudio, se ha analizado la longitud de los telómeros de estos animales. Los telómeros son biomarcadores muy específicos del envejecimiento celular y han llegado a la conclusión de que los machos son incapaces de mantener una buena condición corporal y que envejecen mucho antes que las hembras.

Las Serpientes no Siempre Nacen de un Huevo

Cuando acaba la estación reproductiva, los machos han gastado toda su energía en aparearse y no tienen fuerzas para luchar contra el daño genético o celular asociado al envejecimiento. Por su parte, las hembras sí que cuidan su condición corporal y son capaces de reparar el daño celular. Lo que se traduce en unas vidas más largas y en más oportunidades futuras para reproducirse.

Las hembras de culebra rayada pueden almacenar el esperma durante 15 meses o más antes de utilizarlo para fecundar sus huevos, según afirma Christopher R. Friesen, investigador en la Universidad de Sidney.

Las hembras tampoco gastan energía en hacerse cargo de sus crías

Friesen añade: “Aunque creemos que todas las hembras se reproducen cada año, solo permanecen en los lugares de apareamiento durante un corto período de tiempo, alrededor de uno a tres días, mucho menos que los machos que permanecen por lo menos una semana y hasta 21 días, lo que les hace envejecer más rápido y morir antes que ellas”.

Además, los investigadores han observado que las hembras además de priorizar su autopreservación frente al sexo, tampoco malgastan energía en cuidar a sus crías después del nacimiento. Por lo que claramente existe una gran diferencia entre la vida de las hembras y la de los machos de estas serpientes que mueren por su obsesión sexual.

Comentarios
To Top