SALUD

¿Qué es la Carne Magra y por qué debo consumirla?

Fuente: Unsplash

A menudo escuchamos, a través de diferentes medios, hablar sobre la carne magra. Sin embargo, muchos desconocen qué es la carne magra y qué beneficios podría proporcionarle consumirla. En esta ocasión, os vamos a explicar por qué es importante la carne magra para nuestra salud y qué animales cuentan con un mayor porcentaje de este tipo de carne. Vamos a ello.

En primer lugar, vamos a diferenciar entre los dos grandes tipos de carnes: carne roja y carne blanca. La carne roja la podemos encontrar en la carne de vacuno, cordero o buey las cuáles tienen una alta presencia de mioglobina (aspecto rojizo). Se conoce como carne blanca a toda la carne de cerdo, pollo, pavo u otras aves con baja presencia de mioglobina (aspecto blanquecino). El color es lo que nos permite distinguir entre unas y otras a simple vista.

La carne roja tiene un mayor porcentaje de mioglobina y con una mayor presencia de purinas. Las purinas se descomponen en nuestro organismo en ácido úrico, lo que en exceso, puede resultar perjudicial para nuestra salud. Estas sustancias también son más difíciles de digerir, y por ello las digestiones después de consumir carne roja son más pesadas que cuando consumimos carne blanca. Encontramos más carne magra en la carne blanca que en la carne roja, aunque es importante mencionar que podemos encontrar carne magra en cualquiera de las dos.

Fuente: Unsplash

¿Qué es la carne magra?

Así pues, nos referimos a carne magra al hablar de la carne animal constituida en su totalidad (o casi) por fibras musculares. Eso significa, básicamente, que la carne magra no contiene apenas grasa y cuenta con un mayor número de proteínas que el resto de carnes. Como os decíamos, podemos encontrar carne magra tanto en carnes rojas como en carnes blancas, aunque esta última tiene una mayor cantidad.

Resulta evidente pensar en los beneficios que tiene la carne magra con respecto a los otros tipos de cortes de carne animal ¿no? Efectivamente, el hecho de que la carne magra cuente con un mayor porcentaje de proteínas y un nivel muy bajo en grasa, nos invita a pensar que podría ser un alimento perfectamente compatible con una dieta baja en grasa y con dietas hipercalóricas.

Las directivas europeas sobre etiquetado de alimentos han estipulado una serie de criterios que debe cumplir toda corte que quiera ser de carne magra. La ración de carne magra debe contener menos de 10 gramos de grasa (menos de 4,5 gramos de grasa saturada y menos de 95 mg de colesterol). Como dato curioso, la FDA (Food and Drug Administration) distingue entre carne magra y carne extra-magra, debiendo contener esta última menos de 5 gramos de grasa (menos de 2 gramos de grasa saturada y menos de 95 mg de colesterol).

Animales con mayor porcentaje de carne magra

El pollo se encuentra dentro del grupo de carne magra con menor porcentaje de grasa. Eso sí, es importante consumir el pollo sin la piel para que el índice de grasa sea inferior al 10%. Concretamente, la pechuga y los muslos del pollo son las partes con menos lípidos.

El pavo también es otro de los animales que cuenta con un porcentaje muy bajo de lípidos. Es por eso, que el pavo es incluido también en el grupo de carne magra, gracias en gran parte a su bajo contenido en grasa y, sobretodo, colesterol. Como en el caso del pollo, la pechuga y los muslos serán las partes del animal más libres de grasas.

Fuente: Unsplash

El conejo es, sin duda alguna, la carne magra con menor porcentaje de grasa en prácticamente todas las partes del animal. Su fino sabor, su bajo aporte calórico y su alto contenido en fibra muscular convierten el conejo en el alimento preferido para todos aquellos que quieren disfrutar de una alimentación baja en grasas.

Es importante mencionar que también encontraremos porciones de carne magra en algunos cortes de la ternera, el cerdo o el cordero. Aunque estos tipos de carne no son consideradas carne magra, es cierto, que según el corte que consumamos tendrá un porcentaje mayor o menor de lípidos. El lomo o el solomillo de cerdo puede considerarse magro, así como las piernas de cordero.

Beneficios de la carne magra

En definitiva, la carne magra es una buena fuente de proteínas con un contenido bajo en grasa. Los beneficios de incluir carne magra en tu dieta son precisamente esos, un buen aporte de proteínas con un bajo valor calórico.

Las aves de corral son una muy buena fuente de vitaminas B3, B6, colina y selenio:

  • Vitamina B3: también conocida como niacina, ayuda a la producción de estrés y de hormonas sexuales
  • Vitamina B6: ayuda al organismo a convertir los carbohidratos en glucosa
  • Colina: ofrece ayuda a la función nerviosa y puede tener una función antiinflamatoria.
  • Selenio: el selenio tiene propiedades antioxidantes, que ayudan a prevenir el deterioro de nuestras células. También ayuda a mejorar el sistema inmune de nuestro organismo.

Así pues, eso ha sido todo lo que hemos podido destacar sobre la carne magra. Esperamos que al finalizar este artículo, te hayas quedado con una idea más clara sobre lo que es la carne magra y sus beneficios. ¿Incluirás a partir de ahora más cantidad de carne magra en tu dieta alimentaria? Cuéntanoslo en los comentarios.

Comentarios
To Top

¿Todavía no formas parte de
nuestra comunidad?

Suscríbete a CienciaToday y recibe las mejores curiosidades científicas cada semana