ANIMALES

¿Sabes cómo polinizan las abejas? Descúbrelo a cámara lenta

Fuente: Pixabay

Las abejas realizan una importante labor como polinizadoras, pero además de ayudar en la perpetuación de muchas especies de plantas, también utilizan el polen como fuente de proteína para el desarrollo de la cría en la colmena.

Muchas investigaciones se han centrado en la forma en la que tienen las abejas de recolectar el néctar de las flores, sin embargo, se sabe mucho menos sobre cómo recogen las abejas el polen. Ahora, una nueva investigación llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Arizona y que ha sido publicada en la revista científica “Behavioral Ecology” nos ofrece una visión muy cercana.

Según explica Avery Russell, el investigador principal del estudio: “Durante mucho tiempo, hemos sabido que las abejas pueden aprender todo tipo de señales, ya sean táctiles, olfativas o visuales cuando se trata de obtener el néctar. Pero no sabíamos mucho sobre el contexto de la recolección del polen“.

La recolección del polen es proceso innato en las abejas

Para recoger el néctar, las abejas tienen que pasar por un largo proceso de aprendizaje asociativo, también conocido como ensayo-error. En el caso de la ponilización, según sugiere la investigación, el proceso es mucho más instintivo. Las abejas no aprenden a polinizar porque no lo necesitan, lo llevan innato.

Fuente: Pixabay

Nuestros hallazgos sugieren que, a diferencia de lo que ocurre con la obtención del néctar, que las abejas deben pasar por un proceso de aprendizaje complejo, los abejorros ya saben cómo recoger el polen“, comenta Russell.

Las Abejas También Necesitan Cafeína

Cuando un abejorro aterriza en una flor, sabe lo que tiene que hacer y no pierde el tiempo. Si detecta que las anteras están repletas de polen, las abejas realizan un comportamiento que los investigadores han denominado “escarbar”. Usando sus patas y sus mandíbulas, las abejas cepillan los granos de polen con su cuerpo.

Algunas flores, se lo ponen un poco más difícil a las abejas porque tienen las anteras diseñadas para dispensar polen de forma gradual. Esta es una forma que tienen las plantas de asegurarse que no todo el polen será para el mismo polinizador, de esta forma amplían sus posibilidades de reproducción. Cuando las abejas topan con este tipo de flores, realizan un comportamiento diferente al anterior: zumban.

Las abejas tienen una táctica secundaria para obtener el polen de estas flores, los científicos lo han denominado tratamiento con ultrasonidos o zumbido. Con este zumbido las abejas consiguen una vibración que hace posible que los granos de polen ocultos dentro de la flor se peguen a su cuerpo.

Los investigadores han visto que las abejas cambian la forma de obtener el polen en función de las señales químicas y mecánicas que obtienen de las plantas. Por lo general, escarban el polen cuando este es abundante y zumban cuando el polen es escaso, ya sea porque el polen se ha agotado o porque se trata de una flor con un diseño menos accesible. Puedes ver en el vídeo a cámara lenta ambos procesos.

Ser capaces de cambiar entre dos rutinas diferentes de obtención de polen permite a las abejas recoger de forma más eficaz el polen de las diferentes flores. ¿Te ha gusto el vídeo del abejorro escarbando y zumbando la flor para recolectar el polen?

Comentarios
To Top

¿Todavía no formas parte de
nuestra comunidad?

Suscríbete a CienciaToday y recibe las mejores curiosidades científicas cada semana